Innovación social: ¿de qué estamos hablando?

publicado a la‎(s)‎ 9 jul. 2013 11:17 por Tribus & Nómadas   [ actualizado el 9 jul. 2013 11:18 ]
Más y más el concepto de innovación social aparece en los medios y en las agendas de actores públicos y de agencias de cooperación y promoción del desarrollo. En un mismo saco se colocan todo tipo de iniciativas y se etiquetan bajo este mismo nombre. Así, un desarrollo tecnológico para un mejor manejo del agua comparte tribuna con un esquema de micro-créditos de algún banco o cooperativa o con un proyecto educativo innovador.
Pero, de qué innovación hablamos?
  • De aquellas que tienen un impacto positivo en el medio ambiente?
  • De las que se focalizan en ayudar a los segmentos más necesitados o vulnerables?
  • De las que producen transformaciones en la forma en que una sociedad se relaciona?
Pienso que ninguna de ellas es innovación social en sí misma. Diseñar un baño que haga un mejor uso del agua no es innovación social, es una innovación tecnológica en el ámbito ambiental. Desarrollar un programa educativo que resuelva necesidades de poblaciones marginales o vulnerables es un acto de responsabilidad social del Estado, que se haga de manera creativa cambiando algunos esquemas es innovación en los procesos. Transformar la forma en la que nos relacionamos es lo que han logrado, por ejemplo, el iPhone (y afines) o Facebook o Twitter y no por ello son innovaciones sociales. Lo son en el campo tecnológico y su éxito en los mercados es el que ha generado su impacto en lo social.
Lo innovador no está tanto en lo que se genere sino en las motivaciones y los propósitos de largo alcance. Lo innovador es que sean la solidaridad, la confianza, la reciprocidad, el trabajo colectivo y colaborativo los que guíen la acción y no el ánimo de lucro. No porque éste sea algo malo, sino porque es un resultado y no un propósito.
Pienso que la innovación social es por sobre todo una transformación del paradigma individualista y utilitarista. Un cambio que da paso a una forma de accionar en la que el servicio y el bienestar del colectivo son la primera y más fundamental consideración del negocio o del proyecto. Así, más que planes de negocio o propuestas, lo que es más importante de identificar y definir es cuál es la belleza que mi creación, mi emprendimiento le aportan al colectivo.

Comments